domingo, 1 de febrero de 2009

Ritual de la especie.

Algunos nombres quedan escritos en los libros de historia, aunque sea simplemente el ser humano, el ser anónimo, que nace, sufre, ama y muere, renovando el ritual eterno del nacimiento y la muerte una y otra vez, dando la vida una ligera mano y la muerte un beso podrido, quien lleva la historia de la especie en la sangre.

El escultor hiperrealista australiano Ron Mueca o Ron Mueck, como se le cita en otras ocasiones, tiene en sus esculturas de gran formato, realizadas con fibra de vidrio y poliéster, un solo tema: el ser humano. Seres anónimos, bebés, niños, mujeres, el ser humano que se pierde en la oscuridad de la noche por siempre. Dejo algunas de sus esculturas.

















2 comentarios:

a p n e i c a dijo...

El hombre es una expresión que se refiere a menos de la mitad de los seres humanos. Persona parece un término que se ajusta más a la realidad, ¿no crees?

VUK dijo...

buah, sí, me flipa! su obra nunca deja indiferente.