jueves, 23 de septiembre de 2010

El cádaver yace al pie del semáfaro apagado.


Seconal llevaba un par de meses en reposo, ausente, esperando, como el lienzo casi en blanco que aguarda el imposible trazo de un pintor muerto. 

El poeta danés Henrik Nordbrandt es el regreso a la piel de los vivos, con un poema sobre este mes de septiembre que ya marcha, de su antología de poemas Nuestro amor es como Bizancio.


LA CABINA TELEFÓNICA

la cabina telefónica de la esquina
eternamente verde
siempre oxidada
ahora batida por el viento
y envuelta en una oscuridad
más intensa que otras veces

septiembre oh sí
y las casas
muy luminosas
limpias para la noche

la cabina de teléfono
entre los rostros
un faro
luminoso de voces
detrás de un hierro pintado de verde
y cristal

un hombre
apoyado 
en la noche
otoño
e infancia.

HENRIK NORDBRANDT.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Me alegra ver una nueva entrada en Seconal, casi tanto como que se vaya yendo el calor, je.

Juan de Dios García dijo...

He leído este verano el libro de Henrik Nordbrandt y ha sido todo un descubrimiento.
Como el que transcribes, tiene poemas magníficos.
La mejor manera de plantarse en septiembre.
Un abrazo.